El sentido y la necesidad del arte

Inexistentes.

El arte no posee, o no debería poseer, ningún sentido. Y hoy día nadie lo necesita. Así que el título de este artículo está mal puesto. O al menos en teoría.

Sin embargo, a poco que se reflexione sobre el quehacer del hombre en el mundo, sobre su relación con la naturaleza, consigo mismo y con la muerte, el arte adquiere un “cierto sentido”, y una “cierta necesidad”. Y, a poco que se reflexione un poco más, el arte va adquiriendo muchas razones de ser. Ninguna de esas razones es definitiva, ni mucho menos, y todas ellas se complementan, me parece a mí, lo que resulta algo esperanzador. Razones como estas:

1. El arte verdadero es la única actividad realmente altruista, en el sentido estricto de la expresión, que ha llevado el hombre a cabo en toda su historia.

2. El arte significa rodearnos de cosas, objetos, ideas, sentimientos, formas, bellas; es decir, armoniosas, dionisíacas y esféricas, que nada tiene que ver con cosas hermosas, pues lo hermoso y lo bello no siempre confluye.

3. El arte es la forma más elevada de confesión, de tal forma que el artista más audaz, preparado, autoexigente y revolucionario no va a hablar de otra cosa que de sí mismo.

4. El arte es un vehículo de conocimiento, pero no como transporte de ideas (o no debería…) sino como vehículo que nos transporte a nosotros de este mundo a otros, y en esos otros, hacernos con esas ideas.

5. El arte es un instrumento de combate, casi diario, que nos provee de armas para defendernos contra los ataques de “lo otro” e incluso de nosotros mismos.

6. El arte, en su forma más elevada, está totalmente diseñado para conmovernos en nuestra interioridad más profunda, de tal forma que morimos cuando lo degustamos, pero es una muerte falsa, lo que a un tiempo nos prepara para la muerte verdadera y nos demuestra que la muerte no existe.

7. El arte destruye las barreras del tiempo, de tal manera que pone en cuestión, a través de muchas de sus disciplinas, que el tiempo siempre vaya hacia adelante y de que nunca se pueda regresar a un tiempo pasado, o que no se pueda destruir.

8. El arte nos devuelve, esencialmente, a la infancia, donde éramos perfectos, no teníamos miedos, la muerte era falsa, el tiempo era falso, y al tener menos conciencia de todo esto, disfrutábamos de un mayor rango de percepciones, percepciones más allá de la vista, el oído, el olfato o el tacto, que el arte debe proporcionarnos.

9. Más que forma de comunicación, es una forma de comprensión y de acceder al mundo que nos rodea.

10. El arte da energías cuando ya no quedan, hace sentir el amor cuando éste ha muerto, devuelve fuerzas cuando están agotadas, serena el ánimo cuando está alterado y lo electrifica cuando está dormido, vive fuera de la existencia del hombre como un mundo inaccesible por lo material pero accesible solamente en lo espiritual.

11. El arte muestra la vida tal cual es, aunque en ficción o diferente, y convierte la vida que vivimos en un engaño.

12. El arte nos recuerda lo conectados que estamos con la naturaleza.

13. El arte tira de lo mejor de nosotros mismos y le obliga a salir a la superficie.

14. El arte es al mismo tiempo elitista y aristócrata, pero también igualitario y libre.

15. El espectador o consumidor de arte es tan artista, al ponerse en contacto con una obra, como el artista que la hizo, si es que es arte.

16. Las películas y los libros son como amigos leales, siempre dispuestos a que vuelvas a verles y a conversar de nuevo con ellos.

17. La música y los poemas que te emocionan son como enemigos traicioneros contra los que no puedes ofrecer resistencia porque sabes que te gusta el dolor que te hacen sentir.

18. El arte arquitectónico y la escultura son como doblegar, al menos en una pequeña porción, a los materiales de la naturaleza.

19. La pintura es abrir la puerta a otro mundo valiéndote exclusivamente de colores.

20. El cine es tiempo capturado que refleja el latido de la existencia.

21. La novela es estructura del pensamiento que deviene formas dinámicas y pasionales, al mismo tiempo, de conquistar el universo en el que vive y muere el hombre.

22. El arte nos da un éxtasis cuando experimentamos una catarsis emocional, pero también una paz cuando nos regala la lucidez de la que a veces carecemos.

23. La música es destruir todas las leyes materiales, estructurales, lógicas, matemáticas, temporales, espaciales, y acceder a un estado en el que todo es posible, y no hay confusión, ni miedos, y podemos reconocernos a nosotros mismos, y sentir amor por nosotros mismos, y furia y energía infinitas, y saber que somos capaces de cualquier cosa…siempre que nos lo propongamos.