Crímenes contra la humanidad

-And-Justice-For-All-More-Justice-Edits-Remixes-Demos-cover

Lo tenemos facilísimo. Basta con encender la televisión y quedarse pasmado con lo que sucede en el mundo. Como nadie lo dice, o al menos nadie en los medios importantes, pues lo digo o lo escribo aquí y ahora, y tengo la sensación de que mucha gente estará de acuerdo conmigo.

El gobierno de Rusia debería haber sido condenado por Crímenes de Lesa Humanidad desde hace casi un siglo. El gobierno de Ucrania debería ser condenado por Crímenes de Lesa Humanidad. Así mismo, el gobierno español, francés, alemán o italiano, por su actuación en países africanos, deberían ser juzgados y condenados por crímenes contra la humanidad, y por ello desaparecer y no volver a aparecer jamás. El gobierno de Estados Unidos, o el de China, debería ser considerado una empresa criminal contra la humanidad y debería ser condenado por ello a desaparecer para siempre, exactamente igual que el gobierno cubano o el mexicano. El gobierno israelí debería ser condenado varios miles de veces por por Crímenes de Lesa Humanidad, al igual que el de Arabia Saudí. Prácticamente todos los gobiernos del mundo son empresas criminales, que deberían ser condenadas por Crímenes de Lesa Humanidad. Todos lo sabemos, sobre todo la gente de buena voluntad, pero incluso los que no la tienen saben este hecho incontrovertible, pero ni siquiera se permiten pensarlo porque incluso ellos tienen un alma (deformada e inservible, pero alma al fin y al cabo), lo saben también. Saben que, por ejemplo, el gobierno Vaticano debería ser erradicado del mundo por Crímenes de Lesa Humanidad.

Digo más: muchas grandes empresas del mundo, como Inditex, u otras como Microsoft, empresas alimentarias y farmacéuticas, clubes de fútbol, periódicos, e incluso responsables de anuncios televisivos, partidos políticos, editoriales literarias, productoras televisivas o cinematográficas, fábricas, la Camorra italiana, sindicatos, blogs coordinados por mequetrefes y escritos por ignorantes peligrosos, cuerpos policiales, deberían ser condenados por Crímenes de Lesa Humanidad.

Hay un papelito, mucho más pequeño y mucho más ignorado que la Constitución española, que se llama Solemne Declaración de los Derechos Humanos. Este es el tema primordial que debería tratarse en TODOS y cada uno de los debates televisivos o radiofónicos que tienen lugar desde hace un siglo. Ya no es un tema de derechas o izquierdas, de conservadores o de progresistas. Todos son conceptos inservibles hace demasiado tiempo. Se trata de los poderosos contra los oprimidos. De los que tienen armas, o dinero, o dinero que compra armas, contra los que no tienen nada. Una vez que los gobiernos del mundo decidan que su labor única es cumplir la Solemne Declaración de los Derechos Humanos, solo entonces, dejarán de ser empresas criminales, dejarán de cometer crímenes de lesa humanidad. Es sencillísimo, tanto que nos pasamos la vida hablando de estupideces.

El Estatuto de Roma lo dice clarísimo. Cualquiera de estos actos constituye un crimen contra la humandad: asesinato, exterminio, esclavitud, deportación, encarcelamiento, tortura, violación, persecución, secuestro, opresión o dominación sistemática o cualquier acto que causen intencionadamente grandes sufrimientos o atenten contra la salud física o MENTAL.

Así que dígame, lector, si no le parece que todos los ejemplos que he puesto anteriormente, y muchísimos más, deberían ser proclamadas empresas criminales contra la humanidad. En realidad, todo es mucho más sencillo de lo que nuestras obcecadas y dañadas mentes (dañadas por todos esos criminales, por supuesto) se empeñan en pensar.