Plaga de lobos

lobo-salvaje

Hoy, mis amados lectores, quiero compartir uno de los vídeos más impresionantes que he encontrado en Youtube en mucho tiempo. Así de generoso soy. Pónganse cómodos y disfruten:

Yo no sé qué me gusta más. Si la suave y atemperada narración del individuo anónimo, sus argumentos irrefutables, o el montaje de imágenes tan poco tendenciosas que nos obsequia. Eso sin pasar por alto la elección musical. Esto no es un vídeo. Es un milagro.

Bien, IRONIA OFF.

El tema de los lobos en España es algo muy complejo. Con vídeos como éste, se hace increíblemente más complejo aún. Pero voy a desgranar el video, que se me dan bien estas cosas, y nos lo pasamos todos bien juntos.

Empieza el tontaina que narra, y que quizá sea el responsable de este nefasto montaje, hablando de los Picos de Europa, que casi parecen el paraíso en la tierra, por lo que él dice. Afirma que es el paisaje más bonito de España (hay muchos paisajes igual de bonitos, pero en fin), para pasar a advertir que tiene fama en todo el mundo, y esta va a ser la única verdad que diga en todo el vídeo. Verdad objetiva, claro. Fracasa hablando someramente de la historia de esas montañas, que según parece empezó antes de los romanos… coño y antes de que la humanidad pusiera un pie sobre la tierra, pienso yo. Posteriormente, continúa el tipo, es el lugar donde comenzó la reconquista de la península…¡con la ayuda de la Virgen de Covadonga! Lo dice y se queda tan ancho el tío. Solamente esto basta para desacreditarle como pensador adulto, pero la cosa va a más. No escatima en sorpresas.

Posteriormente, narra con esa voz suya tan opaca, se ha dejado (¿por quién?) la responsabilidad del cuidado de este territorio a unos señores y señoras (se agradece la falta de “machismo”, ya que lo de los moros tiene un tufillo racista que tira de espaldas) para pasar a declarar que el trabajo de los pastores es el responsable único y directo de que los Picos de Europa sean Parque Nacional. Tócate los huevos, eso es tendencioso y no lo que pueda decir cualquier político. Aquí empieza el pobre hombre a perder los papeles y a no saber por donde seguir (se ve que se le acabó el medio folio que tenía preparado) y hasta tose un poco, para darle naturalidad al asunto. Hasta se pone poético: han superado la nieve del invierno, la sequía del verano (jodido sería si hubiera nieve en verano y sequía en invierno en ese paraje), los grandes desniveles, sin luz, ni televisión, ni móvil… La cosa se pone tremenda. Ni móvil, dice. Claro, joder. Estos siglos desde que se echó a los moros, estar sin móvil allí arriba tuvo que ser muy duro.

Dice que a los pastores se les concedió el Príncipe de Asturias. Y eso es verdad, en 1994. Aunque no es uno de los oficiales, y pareciera, según el autor, que con eso es como si ya se hubieran convertido, casi, en santos vivientes. Pero el narrador se vuelve loco, cambia de tema drásticamente, y dice que precisamente estas personas que viven en las ciudades (?) quieren hacerse cargo de la conservación de este territorio (??) que se han agrupado por una serie de dogmas difundidos por los medios de comunicación (???), y uno empieza a temer por la salud mental del responsable de este engendro. Pone imágenes trucadas de familias viendo animalitos en la tele, y cosas por el estilo, y dice que en España están los máximos exponentes del ecologismo (!) y ya entramos en el cachondeo cuando pone la imagen de Zapatero y casi se atraganta.

Esto es producto de una mente resentida, sin duda un ganadero o pastor, que odia a los políticos que intentan poner leyes sensatas para el crecimiento sostenible, y que por supuesto no tolera la figura del lobo. Dice que para los ecologistas el lobo es el máximo exponente de la salvación de planeta, y ya sabes que estás escuchando a un radical sin neuronas, para hacer el ridículo cuando dice que nunca hubo lobos en los Picos de Europa. Lobos hay hasta en la tundra, en el desierto mexicano y hasta en el ártico, pringado. Dices que el lobo es sanguinario y que los ecologistas no se dan cuenta. Es un cazador, so memo, y para comer debe matar, como el tigre, el tiburón o el gato montés. Se sigue admirando la sanguinaria y cobarde persecución a un pobre ciervo, afirmas, y te llamas ecologista.

No le tiembla la picota al afirmar (sobre imágenes de animales heridos, y montajes con un lobo de cara endemoniada) que el lobo tortura animales para provocar la ruina de los pastores y, de paso, la degradación de los Picos de Europa. Y ya te descojonas del todo, porque esto es una puta broma que no hay por donde cogerla.

Los lugares bonitos no se cuidan con el ganado.

La naturaleza no depende del hombre para estar sana, ni para estar resplandeciente.

El hombre es un invasor que no se detiene ante nada y esquilma el medio ambiente, y miles de científicos y gente inteligente lo ha refutado durante décadas.

El pastor no es la fusión con la naturaleza, sino el aprovechamiento de la naturaleza, y los Picos de Europa no dejarán de existir porque haya lobos o depredadores, tontaina del culo.

Este tontaina no es más que un ganadero que ha descubierto que las montañas no existen únicamente para él, y los que son como él, pues el hombre no es el único depredador de la naturaleza. Tiene competidores que no emplean veneno ni armas de fuego y que matan únicamente para subsistir y que sus crías sobrevivan. Por tanto, son inocentes y deben ser protegidos. El tema del lobo es demasiado complejo como para que ganaderos con intereses económicos (y mi tío tiene cabezas de ganado y si lee esto me retira la palabra para siempre, pero es lo que hay) se pongan a subir videos a Youtube (debe ser que no está en la montaña con el ganado, porque allí no hay cobertura…) a decir estupideces.

Lo he dicho, creo, muchas veces aquí. Me parece normal que un ganadero que ve a un lobo abalanzarse contra una oveja, pegue un tiro al bicho. Pero no que se monte una campaña para exterminarles de la Península Ibérica. Este odio contra el lobo, ancestral, es patético.