Ideas absurdas de la humanidad

stayonearth10

Yo cada vez estoy más convencido de que estamos como poseídos por muchísimas ideas que no son más que un montón de basura aceptada por la mayoría y a la que estamos acostumbrados, y no nos oponemos a ellas por vaguería, o quizá porque tenemos una mente tan estrecha que somos incapaces de darnos cuenta de nada. Ideas que son casi como un mandato genético, o que nos inoculan desde muy pequeños, y que por tanto carecemos de mecanismos para siquiera cuestionarlas. Y no son unas pocas ideas… en realidad son la mayoría de las ideas que tenemos acerca de todo. La lista es interminable, porque a poco que empieces a cuestionar algunas pequeñas cosas con ímpetu crítico, sucede el efecto de bola de nieve, y ya lo cuestionas todo sin la menor consideración.

Por ejemplo, que el gobierno o el presidente o ministros de turno tengan que ser algo así como tus jefes. Tiránicos en algunos casos, benevolentes en unos pocos, paternales en la mayoría. Pero jefes. Que están por encima de tí, vaya. Eso, ¿a santo de qué? Un presidente o un ministro es un gestor, nada más. No tengo ganas de verles por la tele todos los días. Se les concede un protagonismo no ya excesivo, sino directamente absurdo, a todo lo que dicen. Me importa tres cojones su opinión sobre la vida, las creencias, las drogas, el sexo, la cultura o lo que sea. Que hagan bien su trabajo, y si no a la puta calle. Y hacer bien su trabajo no es defender sus siglas o su ideología (ya todo eso de izquierdas o derechas son conceptos totalmente desfasados), sino solucionarnos la vida a nosotros, los ciudadanos, o por lo menos hacerla un poco más fácil. Es decir, bastante complicada es la vida: trabajar, luchar, frío, calor, hambre, soledad, enfermedades, muerte, pérdidas….¿Encima de todo eso tengo que soportar a un señor diciéndome lo que tengo que hacer? No me jodas. Yo no voy a casa de esos impresentables a decirles lo que deben hacer, pero ellos sí entran en la mía, a través de la televisión, a dar por saco. Y en algunos casos verdaderos tiranos. Realmente creo que el pueblo tiene una resistencia no ya admirable, sino borreguil.

Otra idea absurda: que el dinero proviene de los bancos, de las empresas o de los gobiernos… El dinero, en verdad, procede y sale de los trabajadores, y la riqueza depende de ellos. Sin gobiernos, bancos ni jefes, habría dinero y riqueza mientras haya trabajadores. Sin trabajadores pueden existir todos los bancos y empresas del mundo, que no duran ni un día. Pero así funciona el mundo. Y si te quieres salir de la rueda del sistema es casi imposible, o imposible total. Pero si lo hiciéramos todos podríamos hacer las cosas de otra manera, no sé de cual, pero de otra. Y pareciera que esta es la única forma. Mentira.

Más ideas absurdas: la gente piensa que le gusta el cine. Mentira, les gustan las películas estadounidenses.

Y esa es otra, la manía de llamar americanos a los estadounidenses. O, más concretamente, América a Estados Unidos. Yo es que me quedo ojiplático a diario. ¿Pero qué gilipollez es esa? Y la dice el propio presidente de ese país: “América es un país…”. Coño, América es bastante más que Estados Unidos, afortunadamente. Otros dicen que son norteamericanos. Idéntica gilipollez: son estadounidenses. ¿O acaso se dice de un canadiense, o de un mexicano (porque México es América del Norte, no Centroamérica, ni América del Sur, como sorprendentemente piensan algunos) que es norteamericano? Hombre, geográficamente sí, pero es como si yo digo que soy europeo del oeste. Un sinsentido total. Pero si te paras a pensar es lógica esa idea absurda, pues los estadounidenses se creen que el mundo es suyo, mucho más el continente en el que habitan. Si pudieran, llamarían América a la Tierra entera.

Más ideas que “me encantan”: los genocidios malos y los genocidios menos malos, o directamente Los No Genocidios. Todos sabemos cuál es el gran genocidio: el de los nazis contra los judíos (aunque en realidad no fueron solamente judíos, otra idea absurda, fueron dos tercios de la población judía en Europa, pero también millones de polacos, gitanos, homosexuales, gente de izquierdas…ya cierro paréntesis). Evidentemente, esa atrocidad fue un genocidio… Ah, pero… ¿Y el de los estadounidenses contra los japoneses? Eso no, ¿verdad? Lo de las bombas atómicas contra suelo japonés, y los bombardeos selectivos a poblaciones de civiles, en los que perecieron hasta el ochenta y cinco por ciento de los varones de cada ciudad, eso no es genocidio. Claro, lo llevaron a cabo “los buenos”. Claro. Como lo de Palestina, eso no es un genocidio, como lo llevan a cabo los pobres sionistas…

Como mi genocidio favorito, el de África y los africanos. En comparación, lo de Hitler, siendo una muestra inapelable de maldad y horror humanos, es casi una anécdota, porque lo de algunas partes de África lleva siglos sucediendo, y han muerto cientos de millones en ese continente por la esclavitud, la tiranía, el hambre… Total, son pobres como ratas y a nadie le importa una mierda. ¿Que mueren miles todos los años en barcazas improvisadas con cuatro maderos en su travesía en el Mediterráneo? ¡Que les den! ¡Son negros! Total, hay más a los que aplastar. Durante cientos de años fueron apresados, encadenados, y llevados a Europa y América para servir como esclavos. Eso en teoría se acabó, pero la esclavitud continúa. Es como el fascismo. Sí, Franco murió, Hitler murió, Mussolini murió… pero el fascismo triunfó y se quedó en todo el mundo, créame, amigo lector. Eso sin contar que el continente africano es caldo de cultivo de las peores plagas e infecciones del mundo, mientras que las farmacéuticas emplean a sus pobladores, en muchos países, como conejillos de indias para sus nuevos medicamentos.

Más ideas: que el mundo es un lugar fantástico. Pues no, se vive más o menos bien en norteamérica, algunos países de Sudamérica, muy pocos, algunos de Europa, y un par de Asia y algunas ciudades de Australia. Ya está. Todo lo demás representa un erial para los derechos humanos. No digamos ya de los animales.

Porque pensamos que el mundo nos pertenece, y por ende los animales. Si no nos los comemos, los usamos como mascotas, o como bestia de carga o tiro, o para admirarlos por la tele. Pero no aprendemos nada de ellos, y no les tenemos respeto, porque son “inferiores” en inteligencia. Por ejemplo el toro. El otro día salió un tipo diciendo que la lidia es una obra artística… que yo sepa Mozart no mató a ningún animal, ni tampoco le torturó, cuando escribió La flauta mágica.

Gilipolleces por todos lados. Mentiras. Manipulaciones. Distorsiones de la realidad. Lo necesitamos para poder aceptarnos.

Como eso de que la violencia es mala, o destructiva. La violencia puede ser buena o mala. Pocas cosas más violentas y sangrientas que un parto. O más violentas a secas que el sexo.

Podría seguir eternamente. Vivimos en la niebla, todos nosotros, imbuidos por ideas que no se sostienen a la mínima cuestión. Hacemos difícil lo fácil. Somos una raza maligna, sobre todo los blancos, y varones. Tampoco creo que duremos muchos siglos más. Tenemos la suerte de vivir en el único planeta con agua, tierra fértil, atmósfera…el único conocido entre millones, que flota en un espacio oscuro, entre peñascos gigantes y astros y agujeros oscuros. Podríamos, simplemente, regocijarnos. Pero nada de eso. Jodámonos mutuamente para conseguir una casa mejor, más dinero, para llenar ese agujero negro que somos nosotros.